Lo que tenes que saber del coronavirus, ahora hablan de exterminio humano

"En los últimos días, al menos cinco países (Estados Unidos, India, Indonesia, Ghana y Kenya) vieron viralizar la 'noticia' de que el gobierno chino había recurrido a la Corte Suprema para pedir autorización para matar a 20,000 personas infectadas con el coronavirus. Una mentira".


Desde el 10 de febrero, cuando la Organización Mundial de la Salud anunció que el coronavirus 2019 ya había matado a más de mil personas en China, los verificadores de hechos involucrados en el proyecto #CoronaVirusFacts / #DatosCoronaVirus pasaron a recibir una nueva ola de desinformación, asociada a la idea de exterminio sumario de los enfermos. Algo que sería el horror supremo de la humanidad si no fuera completamente falso.

En los últimos días, al menos cinco países (Estados Unidos, India, Indonesia, Ghana y Kenya) vieron viralizar la "noticia" de que el gobierno chino había recurrido a la Corte Suprema para pedir autorización para matar a 20,000 personas infectadas con el coronavirus. Una mentira.

Los equipos de fact-checking de Snopes, BoomLive, Tempo, Dubawa y PesaCheck tuvieron que ser rápidos para explicar que la información original había surgido en una página web que normalmente publica artículos falsos (como reportajes sobre restaurantes para caníbales), escritos por autores que sólo se identifican como "corresponsales locales" y que nunca revelan sus fuentes.

También subrayaron que ningún otro medio de comunicación del mundo - ni siquiera los oficiales de China - había sido capaz de confirmar la "noticia" y que no había ninguna mención a esta posible consulta oficial en la página web de la Corte Suprema de aquel país.

Pero, por algún motivo muy raro, los seres que habitan día y noche las redes sociales parecían secretamente desear que esa historia de exterminio fuera verdadera. Así que, cuando las "fotos de satélite enseñando que había altos niveles de dióxido sulfúrico en la atmósfera de China" llegaron a internet, pasaron a servir de "pruebas evidentes de que los chinos estaban cremando miles de personas infectadas por el coronavirus 2019".


En una mañana de la semana pasada, el belga Maarten Schenk, editor de Lead Stories, se conectó a la cuenta de Slack por donde los miembros el proyecto #CoronaVirusFacts / #DatosCoronaVirus se comunican y escribió un corto mensaje: "Dejo este enlace aquí para que alguien pueda echar un vistazo".

Era un tweet que, en aquél entonces, se había compartido más de 10,000 veces y que supuestamente aportaba datos de windy.com por medio de un gráfico muy impresionante: el mapa de China con una mancha anaranjada cerca del epicentro del coronavirus 2019.

"Los datos enseñan un gran cantidad de dióxido sulfúrico cerca de Wuhan, gas normalmente asociado a la quema de materiales orgánicos", decía el texto del tuit. "Estos niveles son altos aunque comparados con el resto de China".

FullFact, en Reino Unido, se puso en contacto con la Nasa para entender lo que pasaba y descubrió que las imágenes que se viralizaban no eran "de satélite" y que no consistían en pruebas de que en Wuhan se realizan cremaciones en masa. Las fotos nada más eran previsiones del clima, manipuladas.

Así que el bello trabajo de verificación de los británicos terminó por ser replicado en Polonia, por el equipo de Demagog, y en Brasil, por los fact-checkers de Agência Lupa.

Pero la ola historias falsas y pavorosas sobre extermínios asociados ao coronavirus seguia.

En Sri Lanka, un post de Facebook sugería que la policía china había pasado a arrancar a las personas con coronavirus desde adentro de sus carros. FactCrescendo escribió un artículo explicando que no era así. La ciudadana que salía en la historia no estaba enferma. Había burlado las leyes de tránsito en la provincia china de Heilongjiang.

Las cuentas de Weibo, YouTube, Facebook y WhatsApp en Hong Kong, por su parte, fueron tomadas por un vídeo que "enseñaba una familia muerta tras el gobierno chino establecer el cierre de algunas ciudades" a cargo del coronavirus 2019. Los verificadores de hechos de Annie Lab descubrieron que la grabación ya existía en las redes por lo menos 23 días antes de la prohibición al tráfico en varias ciudades. O sea, no tiene nada que ver con la dura medida impuesta por el gobierno chino.

Y, por fin, que quede claro: tampoco es real que, debido al nuevo coronavirus, los asiáticos pasaron a comer carne de bebés. Maldita.es ha verificado un popular post de Instagram que trae esta información. En realidad, lo que se enseña allí es una autopsia. Nada más.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comentarios

Visitas

Lo mas Buscado